Método de Recuperación

El éxito relativo del programa de A.A. parece que se debe al hecho de que un alcohólico que ya no bebe tiene una capacidad extraordinaria para "alcanzar" y ayudar a un bebedor desenfrenado.
En su forma más sencilla, el programa de A.A. funciona cuando un alcohólico recuperado cuenta al principiante la historia de su propia carrera de bebedor y le describe lo que ha encontrado en A.A. y le invita a unirse a la Comunidad.
La esencia del programa sugerido para la recuperación personal se encuentra en los Doce Pasos, que describen la experiencia de los miembros pioneros de la Sociedad. No se pide a los principiantes que acepten ni que sigan estos Doce Pasos en su totalidad si no se sienten dispuestos o capaces de hacerlo.
Por lo general, se les pide que mantengan una amplitud de mente, que asistan a reuniones en las que los alcohólicos recuperados describen sus experiencias personales en lograr su sobriedad, y que lean la literatura de A.A. que expone e interpreta el programa de A.A.
Normalmente, los miembros de A.A. recalcan a los principiantes el hecho de que solamente los bebedores problema, por sí solos, pueden determinar si en realidad son o no son alcohólicos. Al mismo tiempo, se les destaca el hecho de que toda la evidencia médica disponible indica que el alcoholismo es una enfermedad progresiva, y que aunque no se puede curar en el sentido usual del término, puede ser detenida por la abstinencia del alcohol en todas sus formas.

El Programa de Recuperación de Alcohólicos Anónimos está basado en estos Doce Pasos. El efecto terapéutico de estos pasos es un sistema probado mundialmente ya que la práctica de estos permite que mas de cuatro millones de seres humanos alrededor del orbe puedan mantenerse sobrios y recuperarse del alcoholismo. En nuestros país mas de cuatro mil personas de ambos sexos gozan de un día mas de sobriedad gracias a su asistencia a los grupos y a la práctica de este sencillo programa.

LOS DOCE PASOS DE ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS

  1. Admitimos que éramos impotentes ante el alcohol, que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables.

  2. Llegamos a creer que un Poder superior a nosotros mismos podría devolvernos el sano juicio.

  3. Decidimos poner nuestras voluntades y nuestras vidas al cuidado de Dios, como nosotros lo concebimos.

  4. Sin miedo hicimos un minucioso inventario moral de nosotros mismos.

  5. Admitimos ante Dios, ante nosotros mismos, y ante otro ser humano, la naturaleza exacta de nuestros defectos.

  6. Estuvimos enteramente dispuestos a dejar que Dios nos liberase de todos estos defectos de carácter.

  7. Humildemente le pedimos que nos liberase de nuestros defectos.

  8. Hicimos una lista de todas aquellas personas a quienes habíamos ofendido y estuvimos dispuestos a reparar el daño que les causamos.

  9. Reparamos directamente a cuantos nos fue posible el daño causado, excepto cuando el hacerlo implicaba perjuicio para ellos o para otros.

  10. Continuamos haciendo nuestro inventario personal y cuando nos equivocábamos lo admitíamos inmediatamente.

  11. Buscamos a través de la oración y la meditación mejorar nuestro contacto consciente con Dios, como nosotros lo concebimos, pidiéndole solamente que nos dejase conocer su voluntad para con nosotros y nos diese la fortaleza para cumplirla.

  12. Habiendo obtenido un despertar espiritual como resultado de estos pasos, tratamos de llevar este mensaje a los alcohólicos y de practicar estos principios en todos nuestros asuntos.


 

 

Oficina de Servicios Generales

Bellavista N° 0330, Providencia, Santiago - Chile


Teléfonos Oficina: 227771010

fax: 227779013


Teléfono 24 Horas: 982601046

 

Gerente:

Email: aaprograma@gmail.com

 

 

Página Inicio

www.alcoholicosanonimoschile.cl